“Los incendios fueron controlados por pobladores locales y la lluvia”

“Los incendios fueron controlados por pobladores locales y la lluvia”

Entrevista: Alex More Cahuapaza, director Ejecutivo de Naturaleza de Cultura Internacional.

Redacción El Tiempo

Los incendios forestales que afectaron al bosque seco y a los páramos de Ayabaca y Huancabamba se convirtieron en una preocupación regional. A dos semanas de este daño causado al medio ambiente piurano, el director de Naturaleza y Cultura Internacional (NCI) en Piura, Alex More Cahuapaza, explica las consecuencias que el fuego ha dejado a su paso y el tiempo que tardarán las áreas perjudicadas en recuperarse.   

–¿Cuántos incendios forestales se registraron finalmente y en qué zonas?

–Los que como NCI hemos identificado están sobre el corredor de los páramos y bosques montanos de Piura. Aquí identificamos incendios en los Páramos de Totora (Pacaipampa), Cerro Chinguelas y Habaspite (Carmen de la Frontera). No tengo información de lo que pasó en Suyo u otras zonas.

–¿Cuál es el balance del daño causado a los páramos?

–Aún no hay una evaluación total. Pero en las zonas de páramos se han perdido unas mil hectáreas de bosques aproximadamente. Lo que más se ha perdido son los pajonales de páramos,  bosques enanos de romerillo y la puya de Raimondi, que la principal fuente de alimento del oso de anteojos y del tapir.

–¿Cuál es el impacto de los incendios en la fauna silvestre, población y el agua?

–Hay cuatro impactos. Uno de ellos es la pérdida de vegetación natural de páramos. Se ha perdido el hábitat de especies en peligro de extinción como oso de anteojos, tapir, pava de monte, especies raras como becacinas y otras. Los incendios también han reducido la regulación hídrica. Ahora al llover se pueden generar erosiones, y hay poca retención de agua. A largo plazo sí se va a sentir la escasez. La región depende mucho de la cuenca del Quiroz. Es el agua que más se debe cuidar.

–¿Habrá algún efecto en la generación de agua para la región?

–Considerando que en la cuenca del Quiroz hay 18 mil hectáreas de bosques montanos y páramos y se han quemado mil aproximadamente, es probable que no haya un impacto muy significativo en el agua para toda la región. Pero si continúa a ese ritmo y encima con las sequías, los problemas pueden ser mucho mayores.

–¿Se ha elaborado un mapa que identifique las zonas de posibles incendios forestales?

–En realidad aún no se ha realizado. Pero hay un alto riesgo de generarse incendios en todos los bosques, pues la población vive casi alrededor de los bosques montanos. Los últimos incendios se iniciaron en el caserío de la Coipa, en Huancabamba, y terminaron afectando a los páramos de Pacaipampa. Se han reducido en algunas áreas de conservación.

–¿Qué medidas se deben tomar para evitar nuevos incendios?

–1) Sensibilizar a la población local para cambiar este tipo de prácticas o inducirla a tomar medidas de regulación de sus quemas (trochas cortafuego, presencia y supervision permanente durante las quemas por limpieza)

2) Desarrollar mecanismos de sanción efectiva y ejemplar. Los culpables deben hacerse responsables y ser multados efectivamente y/o reponer con trabajo comunitario, reforestación etc.

3) Continuar implementando proyectos productivos para reducir la necesidad de cortar y quemar bosques.

4) Crear un mecanismo nacional o regional de respuesta ante incendios…la capacidad de respuesta en esta ocasión fue sumamente muy tardía.

–¿La región está preparada para enfrentar los incendios forestales?

–Lamentablemente no. Lo que ha pasado demuestra que los incendios forestales nos interesan poco. Incluso el país no está preparado, sino no hubiesen ardido los bosques del país por más de dos semanas. Esto no es de ahora, el país y Piura no han tenido la capacidad de respuesta para enfrentar los siniestros en forma organizada. Por ejemplo, en Lambayeque llevaron a bomberos de la ciudad para que controlen los incendios. No sabían qué hacer, tuvieron que llamar a gente de Cusco, que conoce del tema, y está preparada para enfrentar este tipo de emergencias. En Piura, lo que más funcionó fue la convocatoria a los lugareños. Ellos ayudaron a apagar los siniestros.

–¿Los brigadistas recibieron el apoyo que necesitaban para apagar los incendios?

–Al final, los incendios fueron controlados por la misma gente de la localidad y la lluvia. Hasta donde sé, los militares que acudieron, básicamente hicieron supervisión.

–Desde hace tiempo se habla de cambio climático, ¿Cree que esto tenga relación con los incendios? ¿Cuál es la proyección para los próximos años?

–La proyección es que los ciclos de sequía se van a extender por varios años y con eso aumentará también la temperatura. Las condiciones naturales se están dando y el riesgo de que haya incendios es más alto.  Por eso es necesario pensar en organizarse, para hacer frente a estas situaciones.

–¿Qué deberían hacer las autoridades para enfrentar el cambio climático?

–Deben entender que la región es bastante vulnerable al cambio climático.

–¿Cuál es el riesgo para Piura en caso de aumentar la temperatura?

–Es bien complejo. En caso de darse, cambiará los sistemas naturales. Hay proyecciones de que el aumento de la temperatura cambie los bosques. En consecuencia, los páramos quedarían en la zona más alta de la región y hasta podrían perderse en los próximos años.Asimismo, el tamaño de áreas desérticas podrían incrementarse en Piura. El aumento de la temperatura trae consigo una mayor incidencia de enfermedades,  plagas en algarrobos y otras especies forestales.

COMPARTIR     Twittear Compartir