Las tierras de la ira

Las tierras de la ira
Foto: El Tiempo.

No hay cuándo ni quién pare la disputa a balazos y golpes por las tierras eriazas o suburbanas. A la fecha ya son incontables los heridos, baleados y hasta fallecidos en un pleito que involucra hasta a cuatro frentes.

Por un lado los llamados posesionarios, los empresarios con ganas de invertir, las comunidades y sus entuertos y los traficantes de tierras, cuya angurria y agresividad han permitido que miles de hectáreas de tierras se pierdan en manos ávidos empresarios.

En Piura todas las tierras “tienen dueño”. Muchas en manos de posesionarios que cercan los terrenos con ramas porque no tienen para invertir. Y son estos el blanco de los traficantes de tierras que se dan maña para “vender” al mejor postor y a través de la violencia, las tierras. También hay comuneros que alientan la invasión de asociaciones legalizadas, solo con el fin de sabotear la inversión y el buen uso de la tierra.

Como fuere, en Piura se requiere sincerar y legalizar la propiedad para evitar invasiones y muertos. Igualmente, dejar invertir su dinero a quienes puedan darle un buen uso a estas tierras. Hay muchos ejemplos agrícolas que generan fuentes de trabajo.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.