¿Qué es la permanente ‘incapacidad moral’?

¿Qué es la permanente ‘incapacidad moral’?

La vacancia presidencial se encuentra regulada en el Art. 113 de la Constitución Política del Perú, siendo una de sus causales la regulada en su inciso 2 “permanente incapacidad moral declarada por el Congreso”.

Entonces, debemos preguntarnos ¿qué es la incapacidad moral? En efecto, la norma no la señala, ni siquiera existe una Ley de desarrollo constitucional que la regule.

El antecedente más cercano es el caso del expresidente Alberto Fujimori, quien envió su renuncia por fax al Congreso; los parlamentarios no se la aceptaron y lo vacaron por permanente incapacidad moral (Resolución Legislativa 009-2000-CR del día 21 de noviembre del año 2000).

El término, en mi opinión, es ambiguo e impreciso, pues mientras el resto de causales (muerte, permanente incapacidad física, renuncia aceptada por el Congreso o salida del territorio nacional sin el permiso respectivo) son probadas de manera objetiva y no requieren contradicción por inobjetables, la concerniente a la “incapacidad moral” es subjetivo y cualquier supuesto de hecho tendría que ser necesariamente refutado por el presidente.

Ello explica las razones por las cuales en el Reglamento del Congreso se le brinda al presidente su derecho a la defensa dentro del procedimiento de vacancia. En mi entender, la “incapacidad moral” incluye todas las acciones u omisiones distintas a las cometidas y calificadas como de infracción a la constitución o delitos.

Es decir, aquellos comportamientos del presidente que deterioran la dignidad presidencial y que tornan insostenible su permanencia en el cargo.

¿La mentira es causal de vacancia? A mi juicio, la simple mentira, no. Mienten a cada momento los congresistas y demás políticos que tornar a esta acción como causal de vacancia es desproporcionado e irrazonable.

Cosa distinta es haber tenido conflictos de intereses al momento de realizar contratos de índole comercial con la empresa que corrompió a casi todos los políticos y periodistas de Sudamérica. Dentro del procedimiento político de vacancia, el presidente tiene la obligación de demostrar que no tuvo conflicto de intereses para relacionarse comercialmente con Odebrecht. Y, lo más importante, tener parlamentarios que apoyen su tesis.

Si no, la vacancia es un hecho.


Escrito por: David Panta
COMPARTIR     Twittear Compartir

David Panta

David Panta

Abogado Penalista