La Orquesta Sinfónica: catorce años de cultura y trabajo

La Orquesta Sinfónica:  catorce años de cultura y trabajo

manuel-antonio-rosas

Manuel Rosas Córdova
Colaborador

La Orquesta Sinfónica Municipal de Piura está cumpliendo su décimo cuarto aniversario de creación convertida ya en una agrupación musical con muchos méritos así como en una embajada cultural de gran proyección en el ámbito regional. Además, tiene el aplauso y el reconocimiento de un público cada vez más numeroso que con ella está afinando, admirablemente, su sentido de apreciación estética del bello arte musical. La concurrencia de muchas personas a cada una de sus presentaciones es la mejor demostración del reconocimiento cívico hacia sus integrantes.

Creada gracias a la iniciativa del exalcalde provincial don Francisco Hilbck Eguiguren que se preocupó mucho en su gestión, como pocos, por el desarrollo cultural de su comunidad (recordemos, de paso,  que gracias a este dinámico y emprendedor burgomaestre se logró repatriar la colección “Oro de Frías” que hoy se exhibe en el Museo Vicús). La formación de una agrupación sinfónica local significó un desafío en lo que atañe al aspecto financiero que se ha logrado,  hasta ahora, gracias al apoyo de la Caja Piura y de sus representantes Pedro Talledo Coronado y Pedro Chunga Puescas, quienes asumieron el reto de procurar los fondos para el pago de la planilla de músicos y directores.

La historia de nuestra Orquesta Sinfónica Municipal está llena de logros artísticos porque se han ejecutado obras de los grandes maestros de la música clásica, incluyendo algunas páginas difíciles, con la magistral conducción de sus directores Manuel Cuadros Barr, Luis Beteta y Ramiro Arista que dejaron huella y estilo en esta orquesta piurana que hoy es dirigida por la batuta del  joven músico rumano Vlad Agachi.

La música peruana y piurana también fue incluida, siempre, en todos sus programas para difusión de nuestro acervo nacional. Una de las funciones medulares es la de educar el oído de niños, jóvenes y adultos. Por eso es hora de que las instituciones públicas como el Gobierno Regional y las tres municipalidades piuranas hagan acopio de los recursos de sus arcas para sostener a la O.S.M.

Invertir en Cultura es una forma de combatir la delincuencia.

COMPARTIR     Twittear Compartir