La Niña no tendría impacto en condiciones agrícolas en 2018, según Minagri

La Niña no tendría impacto en condiciones agrícolas en 2018, según Minagri

En la quincena del último diciembre, el ENFEN (Comisión multisectorial encargada del estudio nacional del fenómeno El Niño) emitió una alerta por la Niña Costera en Perú, debido a que la temperatura fría del mar en el litoral peruano, registrada desde setiembre, se mantendría en esas condiciones por lo menos hasta enero.

Por su parte, la exdirectora científica del Senamhi Elizabeth Silvestre, señaló en una radio local que hace 8 días la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) declaró que el fenómeno tenía un 80% de acierto.

Para el ministro de Agricultura, todavía no se pueden prever impactos, pero detalló algunos efectos en los cultivos de la costa, sierra y selva.

“La presencia de La Niña es prácticamente segura; sin embargo, todavía no se prevé cuál es la magnitud. Si las condiciones siguen así, no habría impactos”, dijo el ministro José Hernández.

Reconstrucción

La fase de prevención de la reconstrucción con cambios ha tenido un avance de S/ 800 millones en contratos, informó el ministro.

En Piura, el presupuesto viene siendo ejecutado desde hace una semana, cuando la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios liberó los recursos, por lo que se prevé terminar las obras hasta la segunda semana de enero.

El ministro señaló que en el norte, en la mayor parte de los valles su sector se encuentra monitoreando la disponibilidad del agua. Para la costa sur, hay presencia de lluvias controladas.

“No habría mayores impactos en caso de costa norte y en cuanto a frío en zona sur”, indicó.

Basado en datos del ANA, José Hernadez dijo que no se prevén lluvias torrenciales en la zona de la sierra. “La Niña es un efecto posterior al Niño pero impactos han sido muchísimo menores con respecto a Niño. En la Niña esos impactos no se sienten”, dijo el ministro.

Por último, el ministro señaló que por el Seguro Agrícola Catastrófico asciende a S/ 650 por cada hectárea cultivada.

“Hay fase que es la limpieza de canales y drenes. La otra fase es la reconstrucción de bocatomas, luego los diques y presas que empieza en abril o mayo, cuando ya disminuya el caudal”, dijo Hernández.

Vía Gestión

COMPARTIR     Twittear Compartir