El Tiempo

La educación en tiempos de cólera (II)

Parece ser que la huelga se termina y debemos aprender de esta enésima presión magisterial contra el Estado; lo primero que se me ocurre decir: Estas y otras huelgas son empujadas o alentadas desde la sombra por los enemigos del gobierno de turno; y de modo por demás deshonesto, se unen hipócritamente el aceite y el agua para sabotear ese poder que les es esquivo; y, como no incluir aquí también a cierta prensa que si no pone titulares tendenciosos, no les alcanza ni para el té.

Otra lección: nuestra Pachamama, el Perú, es una tierra de mamones y llorones, somos los hijos de una patria donde hay unos pocos que “maman a doble teta” mientras el resto tiene que llorar, ser apaleado, perseguido, seguir llorando, porque “el que no llora no mama”. Entre los que maman a doble teta están los malos políticos y también algunos líderes gremiales.

En la huelga, como en el divorcio, las partes sólo piensan en sí mismos y “les llega altísimamente” el impacto en los niños, el orden, la propiedad pública, etc. Somos tan subdesarrollados hasta para hacer huelgas; hasta ahora no recuerdo alguna medida de coerción sindical de verdad inteligente y sagaz; tampoco recuerdo algún Gobierno que haya sido capaz de “romper huelgas” con astucia, con visión de futuro, atacando las causas, como estadistas; solo paliativos, medidas circunstanciales, negociados a puertas cerradas; gobiernos genuflexos ante a los gremios y solo pensando en las próximas elecciones.

Y a propósito de elecciones, queridos amigos maestros, ¿qué tal si convocan a elecciones públicas para elegir a sus representantes, libres de intereses subalternos; libres de vivos que se la llevan fácil sin trabajar y promoviendo paros para “justificar sus gollerías; libres de apologetas del terrorismo o infiltrados de los partidos que sólo buscan votos electorales? ¿Por qué no aprovechar los comicios regionales o generales organizados por la ONPE y elegir democráticamente a sus representantes? ¿Será mucho pedirles? ¿Por qué no hacen de la Derrama una Caja Magisterial, más transparente, más efectiva y afiliada a la Fedecam?