La economía del país se ve afectada por la inseguridad

La economía del país se ve afectada por la inseguridad
Foto referencial

En el 2017, el 19% de la población mayor a 15 años en la región Piura manifestó haber sido víctima de un delito en los doce meses previos a la encuesta del INEI. Esto representa una caída de 6,1 puntos porcentuales (pp.) respecto al 25,1% registrado en el 2016. Así, Piura es la cuarta región con la mayor reducción de la tasa de victimización en el 2017, después de Áncash (-8,4 pp.), Huancavelica (-8,3 pp.) y Madre de Dios (-7,1 pp.).

Sin embargo, durante el último año, la percepción de inseguridad ciudadana, aproximada a partir de aquellos que creen que podrían ser víctimas de algún hecho delictivo en los próximos doce meses posteriores a la entrevista, disminuyó en 1.9 pp. respecto al 2016.

Dicho indicador pasó de 86,7% en el 2016 a 84,8% en el 2017. Dicha disminución, sin embargo, resulta mucho menor que el promedio nacional (-3,1 pp.). Además, se ubica por encima del resultado 2010 (82,6%).

Lo anterior podría tener relación con la modalidad del delito. Al respecto, cabe mencionar que el número de víctimas de delitos cometidos con arma de fuego subió de 10% en el 2016 a 14% en el 2017. Con ello, Piura ha registrado el mayor incremento, a nivel nacional, de las víctimas de delitos con armas de fuego.

Mayor violencia

El incremento de la violencia que revela el aumento de víctimas de delitos con armas de fuego coincide con la evolución de la tasa de homicidios en la región. Así, esta pasó de 4,8 a seis homicidios por cada 100 mil habitantes entre los años 2011 y 2016, respectivamente.

Además, las denuncias por comisión de delitos registrados por la Policía pasaron de 2,9 denuncias por cada mil habitantes en el 2011 a 9,2 en el 2017.

En la economía

La inseguridad genera que las empresas inviertan más en prevención, disminuyan los empleos, perjudique el clima de inversión y el Estado recaude menos impuestos, indica el economista Eugenio D’Medina.

Centrum Católica, tomando como referencia un estudio que hizo sobre la corrupción, señala que entre el 2000 y 2012 el Perú perdió US$40 mil millones por este mal que perjudica las inversiones privadas y públicas (pago de coimas, principalmente).

Refiere que para asegurar un crecimiento mayor a 4% y 5% de la economía se necesita encarar el proceso de descentralización.

Un estudio de Flavio Mirella, especialista de las canteras de la ONU, señala que en total, el costo directo mínimo estimado en que incurrió el Estado peruano para combatir la delincuencia organizada y otros delitos graves fue de aproximadamente S/451 millones en el 2008.

Además, las familias peruanas afrontaron gastos por un total anual del orden de S/1.705 millones. De este monto, el 83% corresponde a gastos de prevención y protección contra el delito y el 17% restante a gastos de hospitalización, días en recuperación o rehabilitación, daño permanente por lesiones y otros.

Informe IPE /El Tiempo

COMPARTIR     Twittear Compartir