Indulto

Indulto

El reo tiene derecho a su castigo, y la cárcel es el modo cómo paga su deuda con la sociedad a quien agredió; la pena impuesta es el monto de la deuda que le impone el Poder Judicial; por tanto, cumplir su condena es la condición para poder recuperar su libertad y sus derechos civiles; de allí que, el indulto le arrebata ese derecho a una libertad digna y sin deuda social.

Por otro lado, si se contempla la “razón sanitaria” que se invoca para un posible indulto, creo que se sentaría un pésimo precedente. Veamos: durante el año, cada mes, las parroquias de Piura y Tumbes visitamos las cárceles, en Piura el Penal de Río Seco, y cada vez es una experiencia más dura y dolorosa: hacinamiento, promiscuidad, hambre, enfermedades de todo tipo, servicios de salud en muy precarias condiciones, desabastecimiento de las medicinas más elementales; seres humanos enfermos, tuberculosos, con sida, condiciones de vida indignas e infrahumanas, muchos animalitos viven mucho mejor; gente sin capacidad para atender su salud, muchos de ellos abandonados y sin familia, sin amigos, desamparados también por el Estado, ¡muriéndose de a pocos todos los días! Ellos no tienen una ambulancia lista para correr a una clínica, esta es la realidad carcelaria en el Perú.

Lee más:  Mercedes Aráoz: "Ningún ministro participó en una negociación que incluyese el indulto"

Decir que el indulto es por “cuestiones de salud” resulta ofensivo, insultante y burlesco para los miles de peruanos y familias que tenemos gente conocida, en estos antros de mala muerte, “morideros” mal llamados Centros de Readaptación Social; se les muere el cuerpo y el alma, “se les pisotea la dignidad”, más del 50 % aún no tiene sentencia, algunos inocentes están metidos entre malas compañías, y son miles.

Señor presidente, en este penal construido para 1.066 internos malhabitan 3.700 hijos de Dios; no se olvide que el único poder capaz de amparar al ciudadano de a pie es el Estado. Dedíquese a ellos y deje que los que ostentan otro poder, ya sea político, económico o mediático, y que han delinquido y/o defraudado al Estado, purguen sus penas, devuelvan lo que han robado, paguen su reparación civil, colaboren para ubicar a los requisitoriados y para repatriar capitales, etc.


Escrito por: Miguel Medina Pacherre
COMPARTIR     Twittear Compartir

Miguel Medina Pacherre

Miguel Medina Pacherre

Sacerdote. Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe.