En boca de mentiroso…

En boca de mentiroso…

No queda duda de que el controvertido fiscal Pedro Chávarry es un descarado mentiroso. La prueba de su cinismo la aportó el policía que participó en la violación del lacrado de la oficina de su asesor de donde, junto a la piurana Rosa María Venegas, sustrajeron documentos que al parecer, serían pruebas que pondrían en serios aprietos a Chávarry. El exfiscal de la Nación, en un principio –y lo sigue haciendo-, lo negó en todos los idiomas y ademanes con una naturalidad innata que muchos le creyeron, hasta que aparecieron las imágenes y videos de su presencia y por último las declaraciones de uno de los policías que aseguró que recibió la orden directa de Chávarry para ingresar a la oficina lacrada.

Además de la importancia de los documentos que sustrajeron y de las investigaciones que deben hacerse, interesa resaltar la baja calidad ética del fiscal en una de las profesiones donde la verdad y la moral son relevantes en el quehacer de la justicia. Sí así ha mentido en este hecho, ¿cuántas falsedades más habrá dado para encubrir a sus supuestos socios del delito de tráfico de influencias? ¿Es esta la calidad moral que queremos en el sistema judicial?


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.