Ellas son

Ellas son

El Día de la Mujer no es para celebrar. Es un día de reivindicación. Tomando de modelo el rol decisivo alcanzado en EEUU, precursoras como Betty Friedan, Margaret Randall, Nancy Caro y Jane Fonda denunciaron el modelo categórico del sexismo (1970).

El movimiento “Ni una Menos” contra la violencia machista se inició con fuerza en nuestro medio el 2016. Ha marcado un hito, pero los números no hablan bien de los resultados pues los casos de abuso han aumentado. Esto no significa el fracaso de la gesta, sino la necesidad de innovar estrategias para sensibilizar y solidarizar a la población.

El género “mujer” aún se califica como sexo débil, pero este paradigma no resiste análisis. Quizá lo sea en el sentido físico cuando la fuerza bruta del macho cavernícola se quiere imponer; pero en esta edad moderna el intelecto y la sensibilidad vienen cobrando auge, y cito una parte de la letra de la canción de José Augusto, interpretada por Roberto Carlos: “Dicen que la mujer es sexo frágil, que mentira más absurda. Yo que hago parte de la rutina de una de ellas sé que la fuerza está con ellas…”

Cuando viví en Toronto (1989-93) me llamaron la atención las leyes a favor de la igualdad de género, donde las mujeres se imponían demostrando capacidad de liderazgo en diferentes ámbitos de la vida social, cultural y laboral. Por ejemplo, los altos cargos en los bancos eran femeninos y su rendimiento de alto nivel.

Una dimensión donde las mujeres superan largamente a los varones es en la capacidad de resistir al dolor y a la privación. El mejor ejemplo es el tema del parto. En cuanto a lo segundo, ¿hay alguien más abnegado que una madre? Seguro que muchos tenemos ejemplos concretos, pero ellas nunca se jactan, pues la abnegación y el sacrificio es consustancial a su naturaleza de madres.

Las mujeres son especiales, son “el sexo fuerte”. ¿Quiénes han triunfado en el deporte colectivo? ¿Alguien recuerda el vóley sudamericano de los 70 y el olímpico de los 80? Y en el plano político, ¿cuántas mujeres han sido presidentes en Latinoamérica? Entonces, ¿podría negarse que las mujeres han igualado a los hombres? “El peor enemigo de una mujer es su abnegación”. Betty Friedan.


Escrito por: Joaquín Schwalb Helguero
COMPARTIR     Twittear Compartir

Joaquín Schwalb Helguero

Joaquín Schwalb Helguero

Colaborador de El Tiempo.