El río nos enseña lo vulnerable que es Piura

El río nos enseña lo vulnerable que es Piura

El río Piura nos acaba de recordar estos últimos días lo vulnerables que resultan ser las ciudades asentadas a lo largo de su cauce. Y más las ciudades de Piura y Castilla por su densidad poblacional y porque la furia del río podría terminar arrancando los pocos puentes que existen para el tránsito de vehículos y personas. Lo lamentable de esta situación es que, a pesar de estar avisados de las avenidas del río, la ciudad se inundó en varios puntos como en El Chipe, Plaza Pizarro y la avenida Irazola en Castilla, porque las alcantarillas de desfogue de las aguas pluviales se quedaron abiertas. Y más triste aún, comprobar que no existen motobombas suficientes con la capacidad para evacuar las aguas en caso de ocurrir mayores inundaciones. Este veleidoso río nos recuerda, una vez más, que si no hay prevención, si no se construyen puentes y defensas ribereñas con capacidad para soportar crecientes superiores a los 4 mil m³/s, todos los eventos lluviosos en el futuro pondrán en shock a los piuranos, pues la ciudad seguirá aquí mismo y el río también, con la diferencia de que las crecientes, en cada periodo lluvioso, se intensifican más por el calentamiento global.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.