Hola, buenos días: El milagro de Navidad

Hola, buenos días: El milagro de Navidad

Los mercados ayer bullían de actividad. Los centros comerciales estaban llenos de largas colas de inquietos compradores cargando juguetes, presentes de inverosímiles tamaños y colores, licores y víveres para la cena de Nochebuena. Actividades reiterativas por estas fechas en que las calles entran en caos debido a las compras de último momento.

Y es que la Navidad, como es ya tradición, se ha convertido en una fecha de oferta y consumismo despiadado. Todos quieren vender y ganar dinero, mientras otros compran lo que pueden con la “grati” o con ayuda de la tarjeta de crédito, así tengan que endeudarse por el resto del año, porque esta “milagrosa” fecha –al parecer- nos vuelve más sensibles, humanos y saca de cada uno lo que a veces tenemos guardado todo el año: la bondad y la solidaridad.

Y ese parece ser el verdadero milagro de la Navidad. Más allá de los regalos o de las opíparas cenas, la Natividad de Jesús nos devuelve cada fin de año los valores más divinos del hombre, aquellos que están por encima de cualquier religión y que nunca debemos descuidar: la solidaridad, la unión, el amor, la paz y la esperanza. ¡Feliz Navidad!


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.