Educación ciudadana de escolares mal evaluada

Educación ciudadana de escolares mal evaluada

El Estudio (muestral) Internacional de Cívica y Ciudadanía ICCS 2016 busca conocer qué tan preparados están los estudiantes de 2do de secundaria de 24 países -incluyendo al Perú- para asumir su rol como ciudadanos.

Para variar, Perú está entre los coleros entre los países evaluados. Sin embargo, el gran problema de estas pruebas es que evalúan valores y ciudadanía de manera similar a las matemáticas o lectura, contestando cuestionarios escritos sobre situaciones ficticias o deseables. Se les pregunta si han participado como candidatos o votantes en actos electorales escolares, si en el futuro como adultos participarían en una actividad política o un partido, sus posturas frente a la vida política en democracia, y sus actitudes en relación a la equidad de género y el bullying.

Lo cuestionable es que esto no evalúa las actitudes reales de los estudiantes sino su participación en situaciones escolares formales de tipo electoral y sus respuestas frente a lo que harían en situaciones hipotéticas, remitiéndose a responder lo deseable o políticamente correcto, sin que se registren sus disposiciones reales, compromisos y actitudes ciudadanas expresadas en su vida cotidiana. Por ejemplo, los alumnos pueden participar de un consejo estudiantil, pero al que no se hace caso. Los alumnos pueden expresar todo tipo de posturas de compromiso cívico; sin embargo, no les importa averiguar por qué faltó un compañero a clases, o mostrar su voluntad para ayudar a un enfermo, o intervenir para detener un acoso, o son indiferentes a saludar al portero entrar colegio, como si fuera invisible.

Pueden ser alumnos cuya vida escolar gire en torno a dar la respuesta correcta a preguntas de los profesores, en lugar de ser interpeladores de la vida escolar, del ejercicio de la autoridad y del ejercicio docente. Alumnos que jamás eligen nada porque su opinión no es tomada en cuenta en el diseño del horario, currículo, actividades, etc.

Si de veras quiere evaluarse la educación para la vida democrática, más sentido tendría tener un observador calificado durante un par de días en la escuela que registre en la vida real todo aquello que pueda aludir a la existencia o no de una cultura democrática y el ejercicio genuino en la práctica de las actitudes ciudadanas de los escolares.


Escrito por: León Trahtemberg
COMPARTIR     Twittear Compartir

León Trahtemberg

León Trahtemberg

Educador y columnista de diversos medios de comunicación. Es miembro del Consejo Nacional de Educación desde el año 2002. Ha publicado 16 libros sobre Educación Peruana. Recibió las Palmas Magisteriales en grado de Amauta, máxima condecoración otorgada por el Ministerio de Educación del Perú (2001).