Editorial: Una crisis política que replantea todo

Editorial: Una crisis política que replantea todo
Foto: Andina.

La crisis política, inevitablemente, trascenderá el debate que ayer protagonizaron el presidente Pedro Pablo Kuczynski y el Congreso de mayoría fujimorista. Decimos que es inevitable que la crisis permanezca porque el modelo institucional político del país, basado en la figura presidencial, se ha visto seriamente trastocado y es el Legislativo, que tradicionalmente ha tenido un rol secundario respecto del Ejecutivo, el poder que hoy adquiere la mayor relevancia.

Es posible que en adelante, en los siguientes gobiernos y futuras gestiones, la conformación parlamentaria sea el objeto de debates. El antecedente que en los últimos dos años ha sentado el fujimorismo obliga a las agrupaciones políticas a replantear estrategias, y a la ciudadanía le impone la labor de procurarse la educación cívica suficiente para elegir con la gravedad que el caso amerita. No podemos obviar que un elemento que explica la actual crisis es la desmesura de poder en el Congreso de la República, y ello es, a fin de cuentas, responsabilidad de cada votante que hasta hoy marcaba número y símbolos con peligrosa indiferencia.

El sistema político peruano se ha visto cara a cara con uno de sus extremos teóricos, uno de sus peores escenarios, y ello hace necesaria la reconstrucción de ciertas funciones con el objetivo de reequilibrar la balanza. El Congreso, si bien es un poder estatal importante, no puede sobreponerse a la investidura presidencial ni a la independencia del Poder Judicial y los entes autónomos, sino que necesitamos una fórmula que haga posible la cooperación y el respeto, sin que la lucha política sea la única ley.

COMPARTIR     Twittear Compartir