Editorial: Región no puede parar pese a crisis política

Editorial: Región no puede parar pese a crisis política

Hacer proyecciones sobre lo que va a ocurrir en el año que está a punto de iniciar es siempre un riesgo, más aún con los giros bruscos que en la última semana del año viejo ha dado la clase gobernante. Antes de conocer los pasos que dará el Ejecutivo en los primeros días de enero, los piuranos nos preguntamos cómo nos afectarán los vaivenes del oficialismo y la oposición.

¿Una vez que hayan terminado de renunciar todos los otrora aliados del jefe de Estado, qué nivel de cohesión tendrá el Gobierno y cuál será su política de trabajo con las regiones como la nuestra que espera con ansias la reconstrucción?

Lee más:  Universitarios regalan canastas a mendigos de Piura por Navidad

Todavía hay mucho silencio en los predios de los partidos naranja [keikistas y albertistas] y en los del oficialismo como para vislumbrar cómo moverán sus piezas en los siguientes días.

Es inevitable la tensa calma por saber si ya pasó el riesgo de que se retrasen aún más las obras de rehabilitación y reconstrucción, después de los últimos remezones políticos que dejaron al país casi en piloto automático. Y es que es muy difícil saber con certeza si el Ejecutivo tendrá éxito en la recomposición de su Gabinete que ya empezó con la juramentación del nuevo ministro del Interior.

Funcione o no, un equipo “de la reconciliación”, tengamos o no más funcionarios fujimoristas en el Ejecutivo (hay más que sospechas respecto al reemplazante de Carlos Basombrío), Piura no puede sentarse a espera que las aguas se calmen, la gestión de sus alcaldes y autoridades regionales es clave en el 2018.

Lee más:  Se nos viene mas caos en las calles

Se nos vienen urgencias que atender en casi todos los sectores y el nuevo año tal vez sea seco. No hay tiempo para esperar a que pase el clima de incertidumbre.

COMPARTIR     Twittear Compartir