Editorial: Con la salud de Piura no se juega

Editorial: Con la salud de Piura no se juega

Sin duda, los niveles de contaminación se han incrementado en las calles de Piura y el peligro para la salud pública seguirá en aumento si los piuranos siguen indiferentes y sus autoridades, lejos de poner orden, insisten en mantenerse al margen de los intereses de la ciudad.

Hasta el pasado mes de mayo, según un estudio del Instituto de Hidráulica de la UDEP y del laboratorio Analytical, la contaminación del aire (por lo menos en Castilla) era tres veces mayor a los niveles permitidos por la regulación ambietal.

Se halló 402.592 microgramos/m³ de partículas sólidas o polvo, cenizas, hollín, cemento, polen dispersas en la atmósfera cuando el límite máximo es de 150 microgramos/m³.

Lee más:  ¿Recién se enteran del río Piura?

¿Cuánto aumentó o disminuyó la contamnación desde entonces? La respuesta solo la puede dar un nuevo estudio que aún no se hace. Sin embargo, basta recorrer las vías urbanas perforadas, con desagües expuestos, zanjas y cerros de tierra que impiden el normal recojo de a basura, nubes interminables de polvo que incluso impiden la visibilidad; para hacerse una idea de cuán contaminado esta el aire que respiramos.

Según el estudio, si los niveles superan lo permitido, por ejemplo 402.592 microgramos/m³, se requiere acciones inmediatas, como limpiar las pistas, veredas y jardines, etc.

Urge conocer la calidad del aire ahora que aumentaron las partículas de polvo tóxico en al aire debido a las obras y a la llegada del calor que acelera el deterioro de la basura. ¿Qué espera el Ministerio del Ambiente y Salud Ambiental para medir la calidad del aire que respiramos los piuranos?

COMPARTIR     Twittear Compartir