Editorial: La necesidad de cambiar la historia

Editorial: La necesidad de cambiar la historia

Piura es una región complicada. Su geografía es inhóspita, el clima es poco amable -sudamos a chorros en los últimos días- y las lluvias pueden ser una bendición o un terrible castigo.

Para completar este rosario de pruebas que han acompañado a nuestra región durante toda su historia, tenemos esas enfermedades que hace más de 480 años obligaron a los españoles a abandonar San Miguel de Tangarará, el primer San Miguel de América del Sur, y refugiarse en lo que hoy llamamos Piura.

Las enfermedades tropicales (malaria y dengue, entre muchas otras) siguen causando estragos en la región cada verano y ello se debe, en parte, a que la salud también está afectada por el centralismo. Ante la ocurrencia de un caso probable, los protocolos ordenan enviar muestras a Lima; mientras se espera el resultado, el paciente debe padecer por el mal. Si pudiéramos diagnósticar aquí las enfermedades, el tratamiento podrá ser administrado adecuadamente. Pero no solo es una cuestión de tiempo.

La falta de un espacio dedicado a la atención, al estudio y la formulación de tratamientos cada vez más eficaces también nos coloca siempre a la defensiva, y las políticas de prevención se limitan únicamente al cuidado de los depósitos con agua y el mantimiento de normas de higiene de difícil cumplimiento cuando el agua escasea.

La salud es un asunto integral, pero un Instituto de Enfermedades Tropicales, como el que plantea el viceministro de Salud, Diego Venegas, significará un tremendo avance en la lucha contra la expansión del vector. Quién sabe y en poco tiempo logremos tener vacunas para las postas.

COMPARTIR     Twittear Compartir