Editorial: Autoridades rehúyen a sus funciones

Editorial: Autoridades rehúyen a sus funciones

La ley, tal como la expuso el especialista José Lombardi Pingo a El Tiempo, es clara: los alcaldes que se aboquen a sus candidaturas en otras jurisdicciones antes del plazo fijado por las autoridades electorales, corren el riesgo de ser suspendidas por 30 días. No obstante, sabemos que esto no se está cumpliendo.

Más allá del temor a las sanciones, podemos suponer que cualquier autoridad tiene la obligación moral de honrar la voluntad y confianza de la población que la eligió. Hay mucho trabajo por delante, existen una abultada deuda de obras y proyectos que las actuales gestiones municipales debieron emprender hace mucho y, sin embargo, no hemos visto siquiera un plano a medio hacer.

¿Con qué ánimos corren dichas autoridades a vocear sus candidaturas por provincias lejanas cuando en las jurisdicciones que actualmente gobiernan existen mil y un carencias, pero no se ha movido un solo dedo para tratar de remediarlas? ¿Cómo puede ser posible que tal o cual alcalde, amparado en una norma que le permite mantener su vigencia política en otra provincia, escape de sus compromisos contraídos con la ciudadanía, dejen distritos a su suerte y, para colmo de males, hablen de éxito, afirmación que, si preguntamos a los vecinos, confirmarán que linda con la estafa?

Los piuranos, los octubrinos, castellanos, talareños, paiteños, sullaneros, etc. -lo repetimos y repetiremos cuantas veces sea necesario- merecemos respeto. La política de nuestros días, lamentablemente, ha sido el mayor desengaño, pero no podemos dejar que nos consuma el pesimismo. Debemos ser más vigilantes y responsables con nuestros votos.

COMPARTIR     Twittear Compartir