Editorial: Aún es tiempo de escuchar

Editorial: Aún es tiempo de escuchar

Aunque muchos desencuentros mediáticos han causado las opiniones de los colegios profesionales y las respuestas de las autoridades encargadas de las obras en el río Piura, las advertencias parecen ser reales.

Trabajar de espaldas a los consejos de los especialistas pueden ocasionar daños en zonas intangibles, como se ha reportado en la presa Los Ejidos.

Tengamos en cuenta que en años anteriores, se trabajó todo un sistema de prevención que, a pesar de los montos invertidos y la publicidad que acompañó a estas obras, resultó ineficiente frente a la crecida del río y provocó inundaciones para las cuales la ciudad y sus distritos debieron estar preparados.

Hoy, el Estado y sus brazos ejecutores tienen la oportunidad de corregir falencias que podemos calificar de “históricas” y no repetir aquellos errores de organización y ejecución que han caracterizado a cada intervención o proyecto. Para demostrar que se ha aprendido la lección, las autoridades han debido prestar oídos a la sociedad civil.

Lee más:  El uso de bicicleta: ¿una alternativa ante el caos y cierre de vías en Piura?

Ciertamente, Agro Rural, el Ministerio de Agricultura, la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, el Ejecutivo en suma, son los llamados a decidir qué se hará o se dejará de hacer para cumplir con la misión de proteger la integridad de la población, y ninguna sugerencia puede ser utilizada como instrumento para obstaculizar los trabajos y atar de manos a los responsables. No obstante, la rehabilitación y reconstrucción debieron -o deberían; no creemos que la suerte esté echada- ser oportunidades para lograr consensos importantes; no políticos, sino técnicos, que aseguren la durabilidad de las obras y la protección de Piura.

COMPARTIR     Twittear Compartir