Dios y Patria

Dios y Patria

Tengo el orgullo de ser peruano católico, sin oposición, más bien como una simbiosis maravillosa que en millones de peruanos se expresa con esta bendita frase: Dios y Patria; por ello, afirmar que el Perú es un Estado laico, es ignorar nuestras raíces históricas; mucho antes del incanato, nuestros antepasados han sido gente de fe, abiertos a la trascendencia, gente de culto a Dios y creyentes en la eternidad; dense una vuelta a nuestros museos y véanlo.

Frente a esto, consciente de que la verdad siempre nos rebasa, hago una reflexión sin sesgos, sin mezquindades, sin ideologizaciones, sin maldad, sin odios ni fobias: tener la religión católica en el Perú o en cualquier parte del mundo, nunca resta, más bien suma y multiplica los esfuerzos por ese gran objetivo humano que trasciende religiones y nacionalismos, el logro del bien común como base para una sociedad cada vez más justa.

Como católico no puedo callar mi indignación por los delitos contra el pudor perpetrados por algunos, delitos que nos avergüenzan y lamentamos y por los cuales pedimos perdón y demandamos justicia. Pero hay muchas más cosas buenas que malas; es mezquino “hacerse de la vista gorda”, miles de obras sociales que la Iglesia Católica dirige en favor de los más necesitados; en Perú, El Niño Costero ha ratificado su probada honradez y credibilidad; receptora por antonomasia de filantropía y caridad, canal eficiente y oportuno de ayuda, construyendo patria más allá del credo, reconstruyendo la fe y la esperanza de miles de peruanos. Así se hace Perú, con transparencia, con justicia social, sin clientelismos, sin promesas engañosas, sin prepotencias, chantajes, mentiras y sin marqueteo.

Proclamemos la independencia: “El Perú tiene una causa que Dios defiende”, esto es, no hay Patria sin Dios; esa falta de Dios se ha convertido en inmoralidad, impunidad, trampa, escasez de valores, injusticias y corrupción. ¿Bicentenario? El Perú no es libre, está cautivo de la miseria moral de gente cuyo dios es el poder; si ignoramos a Dios todo puede suceder, dijo Dostoievsky. Rescatemos la Patria.


Escrito por: Miguel Medina Pacherre
COMPARTIR     Twittear Compartir

Miguel Medina Pacherre

Miguel Medina Pacherre

Sacerdote. Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe.