Detención preliminar de Keiko agrava crisis del fujimorismo

Detención preliminar de Keiko agrava crisis del fujimorismo

El juez Richard Concepción Carhuancho, titular del primer juzgado de investigación preparatoria, ordenó la detención preliminar de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, por diez días, como parte de las investigaciones por los aportes que recibió su partido para la campaña de 2011.

¿Esto podría considerarse el golpe más fuerte que ha recibido el “partido naranja”? Para el analista político, Fernando Rospigliosi, este suceso representa el punto más bajo para el partido que actualmente es mayoría en el Congreso.

“Este sería, sin duda, el punto más bajo para el fujimorismo. Es difícil de pronosticar si este es el fin de Fuerza Popular, pero sí se puede decir que esto empeora mucho su situación, lo debilita aún más. Veremos si son capaces de cambiar sus políticas, sus estrategias y recuperarse. Habrá que ver”, sentenció Rospigliosi.

El especialista consideró, además, que la detención de Fujimori traerá consigo tres consecuencias: la polarización existente en la política nacional va a aumentar y los ánimos estarán cada vez más caldeados; el desprestigio de Fuerza Popular incrementará, pues la detención de Keiko será interpretada como un signo de culpabilidad; esto incentivará al Gobierno a ser más agresivo contra el fujimorismo, el Congreso y contra las instituciones en general.

¿La victimizarán?

El exdecano del Colegio de Abogados de Piura, Manuel Palacios, opinó que el reciente acontecimiento servirá para victimizar a la lideresa de Fuerza Popular, pues no sería la primera vez que este partido se ve envuelto en serios cuestionamientos.

“Pienso que con este tipo de acciones se logrará victimizar a la lideresa de este partido. Debe haber un muy fuen fundamento para esta detención preliminar -que es distinto a prisión preventiva-, de lo contrario se van a victimizar. Si ya ahora, con lo que están comentando los congresistas de dicha bancada, se puede apreciar como se está creando una politización de esta detención. Creen que se trata de una maniobra política para atacar a Keiko, pero no piensan que de todas maneras ella ya tiene muy baja aprobación”, declaró el abogado.

Palacios recordó que algunos de los motivos que llevaron a Carhuancho a ejecutar esta acción sería la falta de arraigo laboral de Keiko, su reprogramación de citas para sus manifestaciones, que tenga familiares en el extranjero, entre otros: “Recordemos que han habido motivos para la detención, sí. Pero puede que sea un poco excesivo porque Fujimori ha cumplido durante dieciocho años con la investigación que se sigue en su contra”.

Por peligro de fuga

La orden de detención preliminar de diez días contra Keiko también alcanza a otras 19 personas, entre ellas los exministros Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya. Éste último ya fue detenido, pero Yoshiyama se encuentra en Estados Unidos, hacia donde viajó para someterse a una intervención quirúrgica de su ojo derecho.

Keiko y su esposo Mark Vito son investigados por lavado de activos por los aportes económicos recibidos a sus campañas electorales de 2011 y 2016, que incluyen ingresos por supuestos cócteles y financiación irregular por parte de la constructora brasileña Odebrecht.

Giuliana Loza, abogada de Fujimori, confirmó que su clienta fue detenida y calificó de “abusiva” y “arbitraria” la medida adoptada por solicitud del fiscal José Domingo Pérez.

De acuerdo a la resolución judicial, el juez determinó que existe un “grave peligro de fuga” por parte de la ex candidata presidencial. También señala que Keiko constituyó “una organización criminal” al interior de Fuerza Popular.

El escándalo en su contra se desató en diciembre de 2017, luego que el empresario Marcelo Odebrecht declarara en Brasil a fiscales peruanos que contribuyó a la campaña de Keiko en 2011.

Justicia disfrazada

Tras ser detenida, Keiko publicó una carta escrita a mano, dirigida a sus simpatizantes, y fue compartida en su cuenta de Twitter.

“Hoy me han detenido sin fundamentos jurídicos en el momento en que voluntariamente me presentaba ante la Fiscalía”, indicó.

Añadió que la persecución se ha disfrazado de justicia en el Perú .

“Me han perseguido 18 años, y nunca han mostrado una prueba, y así sin pruebas en mi contra estoy privada de mi libertad , con la frente en alto y el espíritu de lucha intacto”, subrayó.

Ante esta detención los seguidores del fujimorismo salieron a las calles a apoyar a su lideresa, calificando la medida de arbitraria.

Incluso la exprimera dama Nadine Heredia, enemiga política de Keiko, calificó la detención preliminar de abusiva.

COMPARTIR     Twittear Compartir