A desterrar la imagen del ‘dios rata’

A desterrar la imagen del ‘dios rata’

En estos días he visitado a las diversas comunidades del Movimiento Servid (Servidores de esperanza, renovación y vida), organización sociocultural que he creado para llevar paz, esperanza, motivación, fe, alegría y autoestima al corazón de la gente.

En una de las reuniones pregunté: “¿Qué sentimientos despierta en tu corazón la celebración de Navidad?”. Las respuestas fueron muchas y era evidente que el sentimiento más predominante era la alegría, pero también había sentimientos de tristeza, dolor, soledad, angustia, depresión y ansiedad.

Las causas de estos sentimientos eran muchas: unos porque estas fechas le recordaban experiencias dolorosas que pasaron en alguna etapa de su vida y otros tenían esos sentimientos porque estaba pasando por un proceso de duelo. Después de la intervención de cada uno les agradecí y luego hice la siguiente reflexión:

“En Navidad recordamos el nacimiento del Niño Dios que ha venido a salvarnos…, a salvarnos ¿de qué?”, les pregunte. Alguien dijo: “Del pecado”. “Del pecado sí –le respondí-, pero también ha venido a salvarnos de los sentimientos de dolor, de tristeza, de soledad, de angustia; porque en Navidad celebramos el nacimiento de Jesús, que también tiene por nombre Emmanuel, que significa ‘Dios con nosotros’”.

Existe una famosa frase que dice: “Cuando el barco se hunde lo primero que se escapan son las ratas”. Hay gente que cree en un “dios rata” , piensan que Dios les abandona en los momentos más difíciles de la vida. Hay que desterrar esta imagen de Dios de la mente y del corazón de los hombres porque, por más grande que sean nuestros errores, pecados y sufrimientos, Él no nos abandona.

Una de las “obsesiones” de Dios es ayudarnos a entender que él siempre está con nosotros en cada circunstancia de nuestra vida.

Querido amigo(a), si esta Navidad tienes motivos para estas alegre, disfrútalos al máximo; pero si el dolor, la tristeza toca tu corazón, no te desesperes, no te angusties, porque no estás solo en tu dolor, el Señor está contigo, dado que Él es Emmanuel, Dios con nosotros.


Escrito por: P. Walter Malca Rodas
COMPARTIR     Twittear Compartir

P. Walter Malca Rodas

P. Walter Malca Rodas

Colaborador