Define descanso (I)

Joaquín Schwalb Helguero

Cambio de enfoque

Por Joaquín Schwalb Helguero
Define descanso (I)

Descanso vacacional. Un cliché empleado en las oficinas para designar los días no laborables que corresponden por ley a todo trabajador formal. Yo lo llamaría “período vacacional”, una denominación más adecuada a su propósito.

Con frecuencia no resulta ser ni descanso ni goce; sí, de ruptura, de cambio de ambiente, de rutina, de ritmo o de actividad, incluso relajamiento del stress. Pero normalmente lo utilizamos más bien para ocuparnos de otros asuntos “trabajosos”, como mudanzas, reparaciones en el hogar y trámites bancarios o notariales, por citar algunos ejemplos típicos, asuntos para los cuales no disponemos de tiempo en horas de trabajo.

Fuera de horas de trabajo estamos cansados y debemos, queremos y necesitamos estar con la familia. El lector estará de acuerdo conmigo en que ninguna de estas actividades se podría definir como descanso o como goce, sino todo lo contrario. Se trata de ingratas tareas que venimos postergando por falta de tiempo y que por haberse tornado urgentes vienen generándonos una casi insostenible tensión acumulada.

Alguno dirá tal vez: “Ah, pero si te vas de viaje no podrás negar que eso sí se llama descanso”. Puede ser, pero esta no es siempre una premisa válida sino más bien un errado axioma, algo que se da por sobreentendido aunque no siempre sea cierto.

Acabo de regresar de un viaje a Europa con mi esposa y mis dos hijas. Nunca habíamos estado en el Viejo Continente, así que decidimos que el viaje debía ser mayormente cultural, “para conocer”. Casi como un rápido taller de arte, arquitectura e historia.

De las tres semanas que francamente hemos disfrutado, deseo compartir algunas reflexiones que me servirán para comunicar mejor el punto de esta nota.

¿Un viaje así puede definirse como “descanso”? Vayamos por partes. Para que se cumpla la condición de auténtico descanso sin desmedro del intenso trajín y desgaste físico de un viaje así, propongo un sencillo ejercicio: filtremos las vacaciones según la respuesta a las siguientes preguntas: (1) dónde estás o a dónde vas, (2) cómo estás, cómo te sientes, (3) con quién estás y por último (4) cuál es tu programa.


Escrito por: Joaquín Schwalb Helguero
COMPARTIR     Twittear Compartir

Joaquín Schwalb Helguero

Joaquín Schwalb Helguero

Colaborador de El Tiempo.