Editorial: Cuidado con la bacteria de las lagunas

Editorial: Cuidado con la bacteria de las lagunas

Con la salud no se juega. Debería ser así; sin embargo, no hay precisiones sobre cuándo llegará la ayuda -ofrecida por del Gobierno Central, durante la reciente sesión ministerial en Piura- para erradicar el agua estancada en las cuencas ciegas y viviendas de la ciudad.

Salud ha advertido que el riesgo de propagación de enfermedades aumenta debido a la acumulación de agua mezclada con residuos fecales. En el caso de que las lluvias dieran a Piura algunos días de tregua, como ocurrió el último lunes y martes en la ciudad, deberían servir para erradicar el peligro. Sin embargo, la falta de reacción municipal parece haberse agravado con la emergencia.

No se ve celeridad en el uso de motobombas para alejar el peligro. Hay sectores que llevan días o semanas viviendo junto a lagunas pestilentes. Esperar a que el sol seque los espejos de agua es exponer a la población. Es más, al incremento de los males diarreicos por la proliferación de moscas y acumulación de basura, se ha sumado el peligro de la bacteria de la leptospirosis, aquella que se transmite a través de las algunas contaminadas. 

En solo tres semanas se ha triplicado la cantidad de pacientes afectados. Los casos se concentran, por ahora, en Castilla y Chulucanas, pero se dispararán si no se hace nada.

Es muy difícil seguir la recomendación de Salud de evitar el contacto de la piel con estas aguas estancadas, porque éstas están en todas partes. Urge que las comunas erradiquen estas acumulaciones, por lo menos las más críticos, y que Salud precise cómo prevenir y cómo tratar la enfermedad. Actuemos hoy, antes de que sea muy tarde.

COMPARTIR     Twittear Compartir