Cuando los ebrios muerden la ley

Cuando los ebrios muerden la ley
Foto: Davies Soto

Los heridos del choque entre un mototaxi y un automóvil en la vía Los Ejidos, “¡no es nada grave!… solo un fortuito incidente”. El conducir con 1.24 gramos de alcohol en la sangre… ¡no es para tanto! solo una travesura de joven hiperactivo; eso parecen entender algunos fiscales que no se esfuerzan por desconocer la ley de alcoholemia. Intentar fugar, enfrentar e insultar a los que intentaron detenerlo… nada grave, solo otra trastada por Halloween.

Lo cierto es que el joven David Peñafiel y su amigo, culpables de dejar a tres personas heridas y que las redes sociales estallen en insultos en los últimos días, están descansando en casa. Los abogados y la fiscal están para ayudarlos y hacerlos reflexionar, no cabe duda. ¿Qué… se sienten indignados? Pues ese no es su problema porque la ley, como lo interpretan los fiscales en Piura, es así de clara.

¿Impunidad? Aún no porque debe investigarse, pero de no darse una sanción ejemplar, el mensaje que nos deja este caso sería jurisprudencia servida en bandeja para que otros infractores, dopados de alcohol, puedan alegar inocencia en caso sean atrapados in fraganti o, en el peor de los casos, dejen un reguero de heridos.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.