“Son cosas de negros”: la frase racista de un conductor de televisión brasilero que ha indignado al mundo entero

“Son cosas de negros”: la frase racista de un conductor de televisión brasilero que ha indignado al mundo entero

Hay una frase en Brasil que el 54% de la población está cansada de escuchar de los blancos: “Esas son cosas de negros”. La expresión, muchas veces disfrazada de falsa broma, le acaba de costar el puesto a uno de los conductores de noticieros más respetados del país, el veterano William Waack. Con su caída, Brasil traza una nueva línea roja contra el racismo.

Si bien el comentario lo realizó hace un año, recientemente fue divulgado y despedido por ello.

Waack, tan elogiado por su cultura como criticado por su agrio temperamento, cubría los resultados de las elecciones en los Estados Unidos para la TV Globo. Se encontraba en un estudio con vistas a la Casa Blanca y aguardaba la señal para comenzar su entrevista con un analista político cuando un claxon parece enfurecerlo. Donald Trump acababa de ganar las elecciones y en las calles ya se multiplicaban los gestos de protesta, de bocinazos a manifestaciones, también de los afroamericanos.

“¿Por qué estás tocando el claxon? No voy a decir quién es porque ya lo sé”, exclama el presentador. “Es negro, es cosa de negros”, le susurra a su interlocutor antes de soltar una carcajada. El entrevistado, aparentemente incómodo o confuso, ríe con él, pero recupera enseguida su gesto serio.

La escena ha visto la luz solo ahora y ha causado un maremoto en las redes sociales, demostrando el poder creciente de los movimientos negros en Brasil así como un rechazo frontal a ofensas antes toleradas. El vídeo, que comenzó a gotear en grupos de WhatsASpp, corrió como la pólvora en la Red y en menos de 24 horas la TV Globo suspendía temporalmente a su estrella.

“Estamos visceralmente contra el racismo en todas sus formas y manifestaciones. Ninguna circunstancia puede servir de atenuante”, anunció en un contundente comunicado.

Discriminación en la televisión brasileña

El episodio de Waack obligó a la cadena a lidiar en el mundo real con el tema que ha decidido abrazar en sus telenovelas y producciones cinematográficas. La denuncia del racismo, junto a la homofobia y la intolerancia religiosa, son las nuevas banderas de la emisora, durante mucho tiempo rechazada en  sectores progresistas por su conservadurismo y por representar solo a la élite social y económica, mayoritariamente blanca. La respuesta de TV Globo fue inmediata y estratégica.

Lee más:  Aprueban combinación de Latam y American Airlines en el Perú

De nada sirve contratar cada vez más actores y colaboradores negros, exponer la herida abierta del racismo en sus telenovelas, si los rostros blancos y ricos que la representan acaban haciendo alarde público de lo que realmente piensan en privado.

“Los tiempos están cambiando”, asegura Giovanni Harvey, exsecretario nacional de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial. “Aunque en privado el brasileño conviva pasivamente con la discriminación, la sociedad, cuando se encuentra de frente con una práctica discriminatoria incuestionable, va a condenarla. Ya no se puede esconder más el asunto bajo la alfombra, mucho menos con el poder de las redes sociales. Ahora, una empresa como Globo está obligada a dar una respuesta que no daría 15 años atrás”, mantiene Harvey.

Lee más:  Conoce las cabezas de serie del Mundial Rusia 2018

 

Vía El País

COMPARTIR     Twittear Compartir