Club Grau: Cambio de mando

Club Grau: Cambio de mando

El sábado 30 de diciembre del 2017 se llevó a cabo la juramentación del Comité Directivo que conducirá el Club Grau durante el período 2018 – 2019, ante una concurrencia que, en honor a la verdad, dejó mucho que desear, no por la calidad de los asistentes sino por su ínfimo número.

El único expresidente presente fue el señor Luis Urteaga León, al que podría añadirse el suscrito, dos veces vicepresidente del Comité Directivo liderado por el señor Manuel Burneo Fossa, quien no pudo asistir por ineludibles responsabilidades familiares.

Coherente con mi identificación con el Club desde que tuve uso de razón y, más aún desde que adquirí la condición de socio más de 58 años atrás y, como quedó reconfirmado por mis artículos publicados en este diario el pasado mes de noviembre; estuve presente en la ceremonia desde antes de las 11.00.

Como es usual, el presidente saliente hizo un resumen de la gestión del Comité que estaba despidiéndose y, luego de oírlo atentamente, le di gracias a Dios Nuestro Señor por habernos bendecido con su permanencia al frente del Club durante los dos años, según dijo, machacó y reitero, más relevantes y formidables que ha vivido la institución en sus 132 años de existencia.

También nos hizo saber, sin duda desmintiendo elegantemente los escritos publicados en redes sociales por el Iconoclasta, que el suscrito recogió en los artículos ya señalados; que la auditoría realizada sobre las acciones ejecutadas por la comisión de obras de su creación, no había encontrado ni la más mínima irregularidad, confirmando que la misma había cuidado los dineros del Club con celo y esmero ejemplares. No obstante habría que recordarle aquello de que es imposible ser juez y parte. Ergo, el nuevo Comité, si lo creyera conveniente, deberá dilucidarlo.

Finalmente, señalo mi extrañeza a la reiteración que formuló referida a que ningún directivo, empezando por él, había cobrado ni un centavo durante su gestión, lo cual estuvo absolutamente fuera de lugar por cuanto todos los socios sabemos que tal responsabilidad lejos de ser remunerada, es un honor.

¿Se trataría acaso de una explicación no pedida?


Escrito por: Luis Gulman Checa
COMPARTIR     Twittear Compartir

Luis Gulman Checa

Luis Gulman Checa