Cinco cosas que tienes que hacer ahora para que el Año Nuevo sea todo un éxito

Cinco cosas que tienes que hacer ahora para que el Año Nuevo sea todo un éxito

Lo más probable es que tú, al igual que millones de personas, tengas grandes planes para 2018: perder peso, ponerse en forma, comer de manera saludable y descansar lo suficiente.

Pero a menos que hayas planeado y preparado esos propósitos con cuidado, ya que puedes acabar teniendo el mismo éxito que si horneas una baguette sin harina, agua y sal.

Tienes que prepararte adecuadamente. Debes tener los ingredientes correctos en su lugar“, comenta Devin Maier, director general de Balance Gym en Washington.

Por tanto, debes aprovechar el hoy. Maier dice que si planeas estar más saludable en dos semanas, comienza a asegurarte ahora que estás en posición de alcanzar tus metas. Así que le pedimos a él, junto a otros dos expertos en acondicionamiento físico y salud, que compartan ideas sobre cómo usar estos últimos días de 2017 para prepararse mejor para el éxito físico en 2018.

Establece el objetivo correcto

via GIPHY

Si tu objetivo es “mantenerse saludable” en general, debes comenzar por definir tu objetivo para descubrir exactamente qué acciones tomar, dice Rebecca Scritchfield, dietista y entrenadora personal.

“Se trata de hábitos saludables y las personas, a menudo, tienen dificultades para crear y mantener hábitos saludables si el objetivo es demasiado amplio”, comenta ella.

En otras palabras, pregúntate: ¿qué significa saludable? ¿la pérdida de peso? ¿dormir más? ¿hacer más ejercicio? ¿comer más saludable?

Comienza con un objetivo, comienza a pensar en acciones específicas. “¿Qué acciones puedes tomar? ¿Sobre qué acciones tienes control?

Y lo más importante, hacer que ese objetivo sea realista. Una razón común por la que las personas odian las resoluciones de Año Nuevo es que, para empezar, no establecieron objetivos realistas. Ganaste 25 kilos en cinco años y aún así estás decidido a perder ese peso en cinco meses.

Una acción muy importante es buscar tiempo para hacer ejercicio o comer saludablemente, entre otras cosas.

Pregúntate a ti mismo, ¿cuándo puedo adaptar esto? Luego marca tu calendario. Haz una marca“, dice Maier.

Si el gimnasio está a ocho kilómetros de distancia, ¿es probable que lo hagas tres veces por semana?

Las dos semanas antes del 1 de enero puede ser un buen momento para experimentar con lo que funciona y con lo que no.

Según Faith Hunter, una profesora de yoga de Washington: “Aprovecha este momento para descubrir cuáles son tus obstáculos y abórdalos antes del 1 de enero“.

Encuentra tu comunidad

via GIPHY

Un obstáculo que se cita a menudo es que las personas no necesariamente socializan en torno a los hábitos saludables. Entonces, si decides entrenar en lugar de ir de happy hour, ¿eso te hará sentir como un hombre o una mujer rara?

Maier dice que no tiene que ser ni tanto ni tan poco.

Haz el happy hour el jueves y ves al SoulCycle el miércoles y el viernes“, sugiere.

Pregunta ahora si tu comunidad actual está interesada en unirse en tus propósitos de hábitos saludables. Si no, tal vez necesites agregar un nuevo grupo de personas a tu vida. “Necesitas rodearte de personas que viven el estilo de vida que deseas vivir. Porque quieres que eso se convierta en tu norma“, comenta Maier.

Motívate

via GIPHY

Para tener un nuevo hábito debes sentirte motivado, cuenta Scritchfield.

Esto es algo muy individual. A algunas personas les puede ir bien utilizar rastreadores o trackersde ejercicios. Para otros, es la comunidad. Y algunos pueden contentarse con decir “simplemente me siento mejor“.

Tómate el tiempo, antes del 1 de enero, para descubrir qué es exactamente lo que te motiva. Necesitarás esa motivación cuando las cosas se pongan difíciles (a mediados de febrero).

Para algunas personas, la respuesta es conseguir un entrenador personal que pueda diseñar un programa que funcione y que te haga responsable. Para otros, puede ser un entrenador en grupo o simplemente un tipo particular de música que te motive, dice Hunter. “Tienes que disfrutar y te tiene que gustar lo que haces, o no crearás un hábito”, asegura ella.

Algunas personas ya están motivadas con el nuevo “equipo”, ya sea la máquina de hacer batidos o el reloj inteligente que te mide la actividad física, el rendimiento y la quema de calorías. Asegúrate de contar con el equipo adecuado para realizar el trabajo a partir del día 1. Eso quiere decir desde los zapatos adecuados hasta los alimentos saludables en tu despensa.

Hablando de comida saludable ¿cuál es tu plan B si tu objetivo de cocinar saludablemente no funciona?

Antes que nada, debes saber que no estás solo y que no es imposible cuando lo arruinas. Luego pregúntate ¿cuál es mi plan de recuperación?“, señala Scritchfield.

No esperes a tropezar. Calcula tu plan de recuperación ahora. ¿Qué sucede si tu horario se interpone en el camino de las comidas caseras? ¿Cómo abordarás los entrenamientos perdidos? ¿Qué pasa si tu límite de alcohol de dos veces por semana se convierte en cuatro?

No permitas que un error se convierta en una excusa para desviarte de tu camino saludable. En cambio, tal vez puedas encontrar una manera de pedir alimentos saludables o de reprogramar una sesión de ejercicios perdida lo antes posible.

Pero un plan B también debe incluir la autocompasión.

No te quedes estancado en pensamientos negativos o en la trampa de la comparación y la desesperación“, dice refiriéndose a la tendencia que muchas personas tienen para compararse con la persona “mejor y más en forma” en el gimnasio. “Recuerda que son los sentimientos de esperanza y confianza los que hacen cambiar a la gente”, explica.

Por Gabriella Boston (Especial para The Washington Post)

COMPARTIR     Twittear Compartir