Chatarreros extraen fierros del Puente Viejo que se cayó al río en 1998

Chatarreros extraen fierros del Puente Viejo que se cayó al río en 1998
Foto: Gerardo Cabrera Campos.

El río Piura es el protagonista de las últimas semanas. Hoy, en su arena, en sus aguas, está pasando de todo, incluso, encontrándose promesas, Historia y tragedia. 

Primero, el director de la Reconstrucción, Edgar Quispe, llegó a la ciudad; se reunió con las autoridades y sus técnicos en el Gobierno Regional, y pronto terminó en un punto cercano al puente Independencia (Catacaos) para inspeccionar la descolmatación del río Piura. No hizo ni dijo grandes cosas.

| Leer: Inician descolmatación del río Piura desde el puente Bolognesi hasta Los Ejidos

Unos 15 kilómetros al norte, bajo el puente San Miguel, la maquinaria que descolmata el río removió la tierra y apareció algo oculto desde hace 19 años. Cuatro chatarreros encontraron los fierros que sostenían el Puente Viejo, el que se cayó el 12 de marzo de 1998. Murió una persona aquella vez.

Aquella mañana de 1998, la creciente del río Piura alcanzó una marca impensable: 4.424 metros cúbicos por segundo. Una pareja de esposos lo cruzaba: quizás tranquilos, quizás con la incertidumbre. Lo que sucedió luego desesperó a los piuranos, ya que el puente se había caído y solo pudieron sacar a Irma Chau de Barahona y su esposo, un ingeniero, recién pudo ser hallado difunto el 24 de mayo próximo.

Lee más:  Ningún local tiene autorización para fiestas de fin de año en Sullana

Pero eso no fue todo. Con los 4.424 m3/s., el río Piura se desbordó y cerca de mil familias quedaron inundadas, casi un mismo número de viviendas destruidas y muchas hectáreas de cultivo afectadas. La tragedia marcó a Piura hace 19 años.

Foto: El Tiempo. Puente Viejo, a pocos minutos de caer en marzo de 1998.

 

Este año, el 27 de marzo, el caudal del río Piura fue medido a 3.600 m3/s. y provocó tal devastación que hasta ahora los chatarreros recuerdan ambas tragedias como algo cercano, más aún con los fierros del Puente Viejo entre sus manos magulladas por el óxido, el polvo y las ganas de vender el kilogramo, por lo menos, a 0.30 céntimos.

Lee más:  Condenaron a miembros de red criminal La Cruz de Piura con 8 y 15 años de cárcel

Los chatarreros dicen ser albañiles del distrito de Castilla. No quieren dar más detalles acerca de ellos, si bien les he dicho que soy periodista y contaré su historia. No quieren, antes bien, se concentran en lo suyo: “meter comba” y agua a los fierros, partirlos y tratar de subirlos por partes de 50 kilogramos hacia el malecón Eguiguren.

Son cuatro personas las que trabajan sobre la arena del río Piura; en el malecón hay dos amigos más, quienes los miran atentos. Estos últimos están cansados. “Trabajar aquí con este sol de las 2, 3 o 4 de la tarde mata…agita”, dice uno de ellos.

A esa hora, mientras los chatarreros descubren la Historia que guarda un puente Viejo, el señor Edgar Quispe recorre, junto al gobernador Hilbck y otras figuras más, parte del río cerca al puente Independencia. En la cuenta de Twitter de la Autoridad Nacional de la Reconstrucción ha publicado: “Nuestro principal objetivo es que los piuranos se sientan seguros, estamos priorizando las obras que ayudarán a proteger a la ciudadanía y que mejorarán su calidad de vida”.

Unas horas antes de ello, Rosa Terrones, jefa de prensa de Quispe, negó a gritos más preguntas de los periodistas en los pasillos del Gobierno Regional. A los chatarreros no les interesaba, seguían destripando el Puente Viejo para venderlo por pedazos, es que “no hay chamba, señor“.

Lee más:  Municipalidad alista operativos de nuevo anillo vial con 20 inspectores

Por Gerardo Cabrera Campos. 

COMPARTIR     Twittear Compartir