El drama de la caravana de migrantes centroamericanos

El drama de la caravana de migrantes centroamericanos

La violencia en el país centroamericano y la pobreza son las principales causas de la ola de inmigración de hondureños. Una caravana de más de cuatro mil hondureños intenta ingresar a Estados Unidos.

Los hondureños salieron en caravana hace poco más de una semana de la ciudad de San Pedro Sula, a 180 km al norte de Tegucigalpa en Honduras, tras una convocatoria publicada en redes sociales que apunta a migrar a Estados Unidos. Se estima que más de 4.000 atendieron el llamado y en los siguientes días atravesaron Guatemala caminando y subiendo a cualquier vehículo que detuviera la marcha.

LEER MÁS | Estas son las cifras actualizadas de la migración venezolana en el Perú

A fines de marzo, una caravana compuesta en su mayoría por hondureños fue debilitándose a su paso por México y apenas una fracción de los cientos que iniciaron la marcha llegó a la frontera con Estados Unidos.

La historia de los hondureños en México ha tenido pasajes crueles y duros respecto a otras comunidades de extranjeros que también viven en el país, muchas historias están relacionadas con temas de discriminación, racismo, impunidad, corrupción, violencia y muerte, son el resultado de una realidad oculta que sufren los hondureños (en su mayoría ilegales) provocada por el abandono y la falta de atención por parte de las autoridades mexicanas y hondureñas.

¿Quiénes migran y por qué?

Decenas de niños y bebés ocupan la primera línea de la larga columna de migrantes en la que hay desde agricultores, panaderos y algunos profesionales hasta amas de casa y estudiantes. Las personas huyen de la pobreza y la violencia en su país. Con una tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, Honduras es considerado como uno de los países más violentos del mundo principalmente por la operación de las pandillas y la incursión del narcotráfico, una situación que impera también en Guatemala y El Salvador.

Además, el 68% de los nueve millones de habitantes en Honduras vive en condiciones de pobreza. La mayoría culpa al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, de no acabar con los problemas sociales. Se escapa “de la violencia, de los altos costos de la canasta básica de nuestro país, del alto costo de la energía y de los altos costos del agua”, dijo uno de los organizadores de la caravana en la frontera con México. Para Karen Valladares, directora del Foro Nacional de Migraciones de Honduras, la inseguridad, la violencia y el desplazamiento interno es “una realidad palpable” en el país.

¿Qué posibilidad tienen de poder ingresar a México y EE.UU?

Las autoridades de la frontera les han informado que las opciones para ingresar al país son con visa y pasaporte –sería una minoría- o mediante una solicitud de refugio para lo cual México ya pidió apoyo logístico y de procesamiento a la Organización de las Naciones Unidas. La mayoría de los migrantes con los que hablaron las agencias de noticias dijo que no tenía idea de cómo obtener la documentación necesaria para entrar legalmente a México, pero muchos estaban decididos a intentarlo.

Donald Trump sin embargo ha reaccionado diferente. Ha amenazado a Guatemala, Honduras y El Salvador con sacarles la ayuda financiera si no contienen la migración ilegal. Además planteó su intención de cerrar y militarizar la frontera. Según Trump “un gran porcentaje de esas personas son criminales” y pretende detenerlos. En su visita a Ciudad de México, el secretario de Estado del presidente Donald Trump, Mike Pompeo, había pedido a las autoridades mexicanas frenar la caravana antes de que llegue a Estados Unidos.

Desde un principio, Trump buscó demonizar a esos migrantes y dijo que en las filas de la caravana marchaban delincuentes y terroristas de Oriente Medio. Luego decidió enviar cerca de 4.000 soldados a la frontera, en un intento de convertir el posible ingreso de los migrantes en una “guerra”, algo que envalentona a sus seguidores de la América Profunda, que suelen ver a los extranjeros como intrusos que diluyen la identidad blanca estadounidense y cristiana. Inclusive el mandatario autorizó a los soldados a abrir fuego si son atacados con piedras desde las caravanas.

En este contexto es que Trump anunció las medidas para impedirles el asilo. En un mensaje en la Casa Blanca, el presidente anunció que la semana próxima firmará un decreto que prohibirá a los migrantes pedir refugio si cruzan la frontera de manera ilegal, pese a que la ley inmigratoria estadounidense permite hacerlo sin importar cómo se haya entrado al país.

El presidente no dio detalles del plan, pero dijo que los inmigrantes que acceden por zonas no autorizadas recurren a pedir asilo a los agentes fronterizos con objeto de no ser expulsados del país y de al menos permanecer en él mientras se resuelven sus casos migratorios. Trump advirtió que no se les dejará en libertad mientras se analizan sus casos, sino que estarán arrestados hasta su deportación.

Con este mensaje, Trump comenzó su gira anoche por Florida, que es el foco de dos elecciones muy reñidas, una por una banca en el Senado, que está en manos de los demócratas, y otra por la gobernación, controlada por los republicanos. Luego irá a Missouri, Indiana, Virginia Occidental, Montana, Georgia, Tennessee y Ohio. En estos estados, Trump busca ayudar a los candidatos republicanos a retener o capturar bancas en lugares donde ganó ampliamente en las presidenciales de 2016.

COMPARTIR     Twittear Compartir