Aspec: ‘Canchita’ no requiere de registro sanitario

Aspec: ‘Canchita’ no requiere de registro sanitario

La Asociación Peruana de Consumidores (Aspec) dice que consumidores podrán llevar ‘pop corn’, si los cines se oponen, consumidores tienen derecho a llenar el Libro de Reclamaciones.

La cadena Cineplanet dijo que estarían viendo la posibilidad de solicitar registro sanitario a los productos que ingresen a sus salas de cines, en la medida que deben cumplir los temas de salubridad en los alimentos.

Ante ello, el presidente de la Asociación Peruana de Consumidores (Aspec),Crisólogo Cáceres , afirmó que esta es una medida exagerada, dado que la canchita que se venden en los cines no cuentan con registro sanitario.

“Si piden registro sanitario, ellos deberían decir en qué proporción utilizan la canchita, el aceite y la sal, y lo mismo tiene que ocurrir con los sándwiches de hog dog, churros o nachos que vende”, expresó.

Además, comentó que la canchita es un producto instantáneo de consumo inmediato, y los consumidores pueden llevarlo de sus hogares.

En cuanto a los ambulantes que se localizan alrededor de los cines, Cáceres precisó que se debe entender que ellos tienen la autorización sanitaria municipal para la venta de los productos.

Caso distinto ocurre con los snacks, sostiene Crisólogo Cáceres, quien precisa que son productos industrializados y que deberán cumplir con los requisitos sanitarios que exige la ley.

Monitoreo en los cines

Desde el 17 de marzo en el caso de Cineplanet y desde el 21 de marzo, en el caso de Cinemark, los usuarios podrán ingresar a las salas de cines sin la limitación de poder comprar sus productos fuera del establecimiento.

Por ello, el representante de Aspec dijo que harán un monitoreo en las salas de los cines, sobre cuál es la actitud frente a los consumidores, “de ser necesario se grabará en video y en caso de incumplimiento podríamos elevar una nueva denuncia”.

Precisó que, en caso los consumidores no puedan ingresar a las salas de cines con los productos similares, llenen el Libro de Reclamaciones que debería tener cada sala de cine.

 

Fuente: Gestión

COMPARTIR     Twittear Compartir