Blanco y negro

Blanco y negro

Prejuicio: “Opinión o juicio negativo sobre algo formado sin motivo o conocimiento”. Si hubiese un diccionario de la Real Academia de la Lengua Criolla, esta sería la definición del deporte en el que somos los más destacados.

¿A quién no le encanta opinar? Lo malo es que lo hacemos con demasiada rapidez, sin molestarnos en consultar fuentes confiables ni tomarnos el tiempo para contrastar opiniones y argumentos distintos.

Actuamos más como seres emocionales que racionales. No nos hacemos las preguntas necesarias y prontamente salimos con las respuestas más impactantes, un típico accionar en redes sociales.

¿Será acaso por apuro o por desidia que siempre buscamos simplificar los hechos y actitudes y encasillar a la gente emitiendo juicios, lanzando diatribas y sentenciando a nuestros vecinos, rivales, gobernantes y hasta a nuestros “amigos” por asuntos aislados? Hay cierta prensa que impulsa a formar opinión con el puro ánimo de vender, pues claramente el escándalo vende apelando a nuestro consabido morbo.

Es que somos adeptos a telenovelas o culebrones; nos quejamos de todo y dramatizamos poniendo adjetivos y exagerando el tinte de los acontecimientos, en lugar de preocuparnos de realizar al menos un somero análisis, procesar la información, cambiar ideas, en suma buscar la verdad de lo dicho sobre una persona o un evento.

Las cosas no son tan fáciles por lo general; las personas somos complejas y actuamos diferente de acuerdo a las circunstancias. Debemos entonces hacer un esfuerzo por identificar cuáles son las determinadas circunstancias de cada caso antes de emitir opinión.

Existe en nuestra mentalidad una marcada tendencia a simplificar y etiquetar las cosas como blanco o negro. Acaso será por nuestro bajo estándar educativo, acaso por ligereza o por el simple afán de hablar fuerte para hacernos notar, simulando autoridad.

Simple y lapidario, sin matices. Pareciera que lo más importante es desacreditar al otro para sobresalir, estrategia que caracteriza a los seres mediocres y mezquinos. ¿Conoce usted algunos?
“Los prejuicios son la razón de los tontos”. Voltaire.


Escrito por: Joaquín Schwalb Helguero
COMPARTIR     Twittear Compartir

Joaquín Schwalb Helguero

Joaquín Schwalb Helguero

Colaborador de El Tiempo.