Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán

Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán

Estos nuevos datos suponen un aumento considerable en el número de víctimas mortales causadas por el seísmo en la provincia de Kermanshah, fronteriza con Irak, cuyo balance ayer era de 430.

Al menos 530 personas murieron y 7.800 resultaron heridas en el terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que se registró el pasado domingo en el oeste de Irán, revelan las últimas cifras oficiales difundidas hoy.

“Ni siquiera nos dan de comer y nuestros hijos se quejan y gritan de hambre… mi casa ha quedado destruida y no puedo entrar en ella. No he podido sacar ni una manta”, se lamenta a Efe Mehraban, una madre de dos hijos frente a los escombros de un edificio en la localidad de Sarpul Zahab, en el oeste iraní.

La ayuda no llega

Algunos tuvieron más suerte y pudieron acercarse a sus hogares en ruinas para sacar algunas de sus pertenencias, que trasladaron luego en camionetas a los campamentos en los que se han instalado.

Lee más:  Velaciones: Una tradición de angelitos y velas

Los que perdieron sus casas no ocultan su enfado por la falta de ayuda, aunque el Gobierno ha asegurado que ya ha repartido decenas de miles de tiendas de campaña y mantas, toneladas de arroz y latas de conservas.

A esto se suma el sufrimiento por la pérdida de familiares, vecinos y amigos, algunos de los cuales, según esta mujer, continúan debajo de los escombros.

Los equipos de rescate han sacado en las últimas horas algunos cuerpos de entre las ruinas, como es el caso de dos vecinos de Mehraban.

“En mi ciudad todos se murieron, todos nuestros familiares y vecinos perdieron la vida”, afirma desconsolada.

Se calcula que solo en Sarpul Zahab fallecieron más de 200 personas y que la mitad de los edificios están destruidos o seriamente dañados.

Lee más:  Accidente en vía Sullana-Talara deja un muerto y tres heridos

Unas 30.000 viviendas han quedado destruidas, según la televisión estatal, y los suministros de agua y luz siguen cortados en las zonas más damnificadas.

 

Vía: EFE

COMPARTIR     Twittear Compartir