Aprende a leer la información nutricional de las etiquetas

Aprende a leer la información nutricional de las etiquetas

La imagen de una vaca en el empaque, no significa que sea leche; no todo lo que parece ser chocolate es chocolate. El consumidor debe aprender a leer e interpretar las etiquetas, para no ser sorprendido.

Con los años le hemos ido perdiendo la fe a los productos que la industria nos ofrece, porque el fin comercial muchas veces se pone por delante de los derechos del consumidor. Por eso, más allá de lo que nos quieran vender a través de la publicidad, el usuario -por su propio bien- debe aprender a leer las etiquetas.

No todo es lo que parece

 

 

Una vaca en la etiqueta de la marca Pura Vida indujo al error a miles de personas que creían estar comprando leche evaporada. Un caso más de publicidad engañosa.

“Las personas aceptamos y llamamos a los productos por lo que nos parece son, por el envase. Por ejemplo, si yo veo a alguien vestido como policía, voy a pensar que lo es y pueda que no, solo lleve el uniforme. Este producto lo veíamos como una leche, pero no era”, comenta la licenciada Evelyn Paan, del Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP).

En realidad Pura Vida es una bebida o fórmula láctea, pues contiene leche de soya, saborizante artificial y grasa vegetal de palma. “Una bebida láctea está hecha a base de leche, puede ser 20, 25 o 30 por ciento, pero además tiene otro ingrediente como ‘leche’ de soya”, explica la nutricionista y dietista Sara Abu Sabbah.

Ambas especialistas aclaran que leche es el producto que proviene única y exclusivamente de la glándula mamaria de la hembra de un mamífero. En términos comerciales, el jugo que se extrae de otros alimentos como la soya, las almendras o el coco, puede ser llamado leche, pero no lo es.

Sí es leche

La verdadera leche de vaca, sea entera, evaporada o en polvo, no debe consignar ningún otro ingrediente en el etiquetado.

Puede consignarse en el rotulado, el proceso de pasteurización (UHT), que asegura que la leche no tiene microorganismos que afecten la salud.

También se puede mencionar si hubo un proceso de homogeneización, es decir, cuando se uniformiza la leche de vaca recolectada, porque suelen ser de diferente color entre unas y otras.

¿Qué dice la ley?

Según Decreto Legislativo 1304, publicado el 30 de diciembre del 2016, el etiquetado debe contener la siguiente información:

  • Nombre o denominación del producto.
  • País de fabricación.
  • Si el producto es perecible: Fecha de vencimiento, condiciones de conservación, observaciones.
  • Condición del producto, en caso se trate de un producto defectuoso, usado, reconstruido o remanufacturado.
  • Contenido neto del producto, expresado en unidades de masa o volumen.
  • En caso de que el producto, contenga algún insumo o materia prima que represente algún riesgo para el consumidor o usuario, debe ser declarado.
  • Nombre y domicilio legal en el Perú del fabricante o importador o envasador o distribuidor responsable, según corresponda, así como su número de Registro Único de Contribuyente (RUC).
  • Advertencia del riesgo o peligro que pudiera derivarse de la naturaleza del producto, así como de su empleo, cuando éstos sean previsibles.
  • El tratamiento de urgencia en caso de daño a la salud del usuario, cuando sea aplicable.

Según la norma:

La información detallada debe consignarse preferentemente en idioma castellano en forma clara y en lugar visible. El detalle referido al país de fabricación y fecha de vencimiento debe consignarse con caracteres indelebles, en el producto, envase o empaque, dependiendo de la naturaleza del producto.

¿Cómo leer las etiquetas?

La información que se consigne debe ser fiable, clara y debe seguir algunos patrones generales.

Según explica Abu Sabbah, en la parte delantera del empaque se debe considerar el nombre del alimento y la descripción de lo que es. Atrás encontramos más información relevante que no debemos dejar de revisar.

1. Valor nutricional. Es el detalle de la composición de nutrientes del alimento en base al peso del producto (total o cada 100 gramos) y por tamaño de porción (lo ideal es comer una sola).

2. Fecha de vencimiento. Es el día límite para consumir el producto y, según el fabricante, después de eso ya no es saludable hacerlo.

3. Listado de ingredientes. Dice de qué está hecho el alimento y está descrito de mayor a menor concentración. Por ejemplo, en el caso del chocolate el principal insumo debería ser la pasta de cacao y el resto puede ser leche, maní, entre otros, en ese orden. Si primero aparece azúcar, quiere decir que ese es el principal ingrediente.

Información insuficiente

Todavía se espera la reglamentación de la Ley de Alimentación Saludable, para que la forma de rotular se estandarice. “La información puede estar pero no es de fácil acceso, a veces se encuentra en letras muy pequeñas y en la parte del doblez de las etiquetas de los productos. Como no tenemos el reglamento, el etiquetado no está suficientemente normado y cada fabricante va poniendo la información según su propio criterio, no está uniformizado”, comenta Evelyn Paan, del CNP.

Además, sería conveniente que existan “alertas” en los envases de los productos, como ocurre en Chile con un sistema de sellos que advierte sobre el contenido de azúcar, de sodio y de grasas trans. “Si se tiene las tres alertas, significa que es alto en todos esos indicadores”.

En Ecuador se aplica el sistema “semáforo nutricional” que identifica calorías y nutrientes que aporta una ración por cada 100 gramos de un producto. “El consumidor tiene derecho de ver qué es lo que está consumiendo y tener la libertad de elegir si lo compra o no. Por ejemplo, pacientes hipertensos consumen productos que pueden ser muy dulces, pero que son altos en sodio (sal) y ellos no lo saben”.

Vía RPP

COMPARTIR     Twittear Compartir