¿Y ahora, quién podrá sanarnos?

¿Y ahora, quién podrá sanarnos?

Si algún piurano tuviera una emergencia médica, es probable –si es grave- que pase a mejor vida esperando la atención en algún hospital local.

Si no lo es, lo previsible es que vaya a una farmacia donde le aliviarán su dolencia, vía medicamentos o inyecciones “re-
comendadas” por la vendedora; pues ir a una clínica ya es una osadía o una ilusión para cualquier familia de modesta condición.

Así está la atención de salud por estos días en los principales
hospitales de Piura. En el nosocomio de Santa Rosa los médicos y personal administrativo hacen malabares para atender a los cientos de pacientes y hasta amenazan
con cerrar.

No hay camas, faltan médicos y no hay medicinas. En
los hospitales Reátegui y Cayetano Heredia pasa lo mismo, según lo denuncian los dirigentes médicos.

¿Qué podemos hacer? Los médicos hacen su trabajo en medio de las carencias, pero la grave situación en los hospitales de Piura ya no da para más.

Lo preocupante es que quienes sufren estas carencias y temen por su salud, son los que menos tienen. Esta situación
viene de varios años atrás, y si los piuranos no protestan o exigen es probable que se prolongue por mucho tiempo más.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.